Archivo de la categoría: Actualitat

Quan plou…

Anant de viatge, de camí. Plou. I un cavall resignat deixa que les gotes li colpegen l’esquena i li vagen llom avall. Resignat, deixa caure el cap avall. Sap que no pot fer res: la porta està tancada.

Allí, en efecte, es trobava el cavall. En aquella vall verda, ara húmida per la pluja. Rodejat per una tanca breu, prop d’una petita construcción que no li deixa accés a res. Per l’horitzó es mig veuen dues poblacions que s’entremesclen. Allí, en aquella vall. Prop d’on aquesta terra perd el seu nom i n’agafa altre. I mentre el tren passa, i abans, i després, encara, plou. I sembla que no vol deixar de ploure. Paciència, ànims, optimisme, il·lusió, record… tot s’anega davall l’allau de gotes. I ja fa estona que el tren ha passat, fregant la tanca. I les ciutats segueixen banyant-se. I la vall. I la terra.

I com nosaltres, el cavall, silenciat, segueix cap-cot. I deixa que les gotes li colpegen l’esquena i li vagen avall. I no pot fer res, el cavall. Resignat…

¡Feliz día de la madre!

Existeix un dia, un dia únic en tot l’any, que dediquem a homenatjar a les nostres mares. Comprem regals per a elles, fem boniques creacions artístiques i reconeixem la seua tasca en la nostra existència, el nostre progrés i el nostre benestar. I cal aprofitar bé aquest dia perquè, el dia següent, molts hauran oblidat totes les emotives paraules.

– ¡Pues yo le he comprado un regalo de tres millones de euros! Además, la he sacado a comer por ahi a un restaurante de la guía michelín (cinco tenedores) y por la tarde le he puesto una película de las que le gustan a ella.

– Doncs jo li he fet només un detallet. És clar, com cada dia, he anat a passar una estona per la vesprada amb ella i hem estat parlant animadament de tot el que ens interessa.

Com veieu, cada fill enfoca la relació amb sa mare de forma ben diferent. I l’amor que senten per ella no es pot jutjar en un dia tan “sospitós” com el de hui. La vertadera essència de l’estima cap a la mare eixirà a relluir demà. Quan un fill vaja -com cada dia- a passar una estona amb sa mare i parlen de tot el que els interesse i l’altre, per telèfon i en castellà, li diga: lo siento madre, pero hoy estoy ocupado en cosas serias y no puedo estar por ti.

Així doncs, feliç dia de la mare a tots els valencians!

L’èpica de Jaume I a València

El penó de la conquesta

<<A hores de vespres, vaig enviar a dir a Rais Abulgamalet per tal que saberen els cristians que meua era València i que no els feren cap mal als moros i que posaren la meua senyera a la torre que ara és del temple. Jo era entre el riu, el campament i la torre. Quan vaig girar vers orient vaig descavalcar del meu cavall i vaig plorar dels meus ulls i vaig besar la terra per la gran mercè que Déu Nostre Senyor m’havia fet.>>                                                                                               

Antoni Mas i Miralles. Text per a l’espectacle audiovisual i pirotènic “Salve, rei!” (Unió Musical de Santa Pola, José Jaime Sempere Linares; 2000)

Així de poètica sona, en paraules de l’escriptor santapoler, l’entrada de Jaume I a València aquell 9 d’0ctubre de 1238. València, el cap i casal, era conquerida pel rei català. Un rei que portaria la cultura, la població, les lleis, la idiosincràcia i la llengua que, encara hui, es conserva. Aquesta conquesta suposà un punt d’inflexió. Motius pragmàticament econòmics feren a Jaume I crear un nou regne per evitar que les terres adquirides passaren a mans dels nobles aragonesos. D’aquesta forma i amb aquesta casual autonomia, el nostre llevant s’omplia de gent del nord. Una nova aportació vital que hauria de mantenir-se molts segles després.

 Ara, 769 anys després, Jaume I ploraria novament. I ploraria per veure com la seua ciutat “valentiana” abandona i deixa morir la llengua i la cultura -és a dir, la identitat i la forma de veure i relacionar-se amb el món- que ell portà.  Ben prompte, el 9 d’octubre, no tindrem res a celebrar. Per haver perdut la llengua… Per haver perdut el nord…

Un poble a mitges (primera mitja part): PARKING DEL CASTILLO (SANTA POLA)

Deixar un poble sense centre històric (centre neuràlgic) implica deixar-lo en estat de coma. Fer un pàrking subterrani de 3 plantes al voltant d’un castell del segle XVI és una bogeria d’algú que, malaltissament, necessita practicar l’art temerari. Acabar les obres a mitges i de mala manera és el final imprescindible per a una obra que ha sigut absurda i injusta des del primer moment.   

Un mig fragment d’una mostra de com s’ha acabat l’obra a mitges

Inici de les obres: un forat simbòlic i fotogràfic. Efectivament, per descriure bé l’escena hem d’anar a pams. L’obra començava amb un objectiu: una planta, menys d’un any d’obres. Algunes veus s’alçaven (sotto voce) pel poble dubtant de la ubicació. A Barcelona, passa el mateix amb la Sagrada família i molta gent protesta al carrer. Aquí, tots callaren (exceptuant alguna digna excepció). El final del conte: 3 plantes (la 3a planta, encara hui negada d’aigua) i quasi tota una legislatura sencera d’obres.

El retard i l’augment de les obres va venir marcat, principalment, per la dificultat en l’extracció d’una aigua mig dolça-mig salada que va complicar el desenvolupament de l’acció. En aquells dies, a Madrid, un partit polític es quedava afònic bramant pels transvasaments d’aigua. El mateix partit que, ací, bombeja cada dia litres i litres d’aigua a la mar. (I sense que ací, no hi haja cap “delta”).

La tanca de les obres del Parking del Castillo de Santa PolaEl nou aspecte del centre. Un argument molt “populista” tractava de dir-los als ciutadans que, un cop acabades les obres, el centre del poble faria goig. Estaria tot molt ben arreglat i molt bonic de veure. Jo pregunte: per a fer bonic el centre, calia foradar tres altures i tenir tota aquesta zona tancada gairebé una legislatura? I destrossar una glorieta que es va fer nova encara no fa 20 anys?

A partir d’ara tot seran meravelles, no? Fem un altre repàs. Els comerciants recuperaran els anys perduts i aconseguiran molts més beneficis: alguns tindran pàrking per als seus clients, altres tindran tauletes en la nova explanada, altres tindran gent passant a totes hores per la porta del seu comerç… I els veïns… què? També han patit anys d’obres, molèsties, incomoditats, menor qualitat de vida… I quina compensació rebran ara? Els donaran una floreta a cadascú? Un tros de tanca de record? O -vinga, posem-nos seriosos- potser els donen una targeta de “veí de la zona” amb permís per a aparcar gratuïtament al parking?

Bé, siga com siga, el pàrking en sí no s’ha obert encara. I quan s’obriga el dia 1 d’agost -si no es torna a retardar l’obertura per vint-i-tresena vegada- la tercera planta potser encara estiga negada d’aigua. Ahir, dia de la “mitja inauguració”, la tanca de les obres es desplaçava el suficient per deixar passar a la gent a l’explanada de davant del castell. (Una explanada que no xafen des de fan moooolts anys). I aquesta inauguració es feia amb l’excusa de la fira del llibre. (Clar, així els llibrers també poden ser compensats). I ahir, no hi havia ni bancs per seure, ni papereres, ni llums, ni el remat d’obra… en resum: tot a mitges. Es veia de lluny que l’obertura es feia amb pressa, amb necessitat política, amb moltes coses sense acabar. Com dèiem adés: tot a mitges en un poble a mitges. Deu ser per això, que en aquest poble, Santa Pola, és on s’organitza la millor MITJA Marató de tot l’estat.

Apartamentos en primera línea

Cuando vas a un pueblo y ves cómo se dedican a cargarse su patrimonio natural y cultural en pro de un turismo de sol y playa, piensas que esta gente está matando a la gallina de los huevos de oro. Cuando sabes que este era un pueblo de marineros que pescaban de forma desmedida y sin preocuparse por su futuro, empiezas a entender de qué va la historia.

 Un trosset d’un port

Más triste todavía puedes quedar al hablar con sus gentes. Ellos, fe ciega, consideran que ese turismo lo es todo. Hay que vivir por ellos: “nos traen dinero”. Y todo pueblo, así, vive solo para julio y agosto. Y se equivocan.

Este turismo no traerá dinero, sino residuos, pérdidas y menor servicio para los “autóctonos” de la zona. No son gentes de grandes capitales, son madrileños que irán a la cruz roja en la playa no a pedir un vaso de agua porque tienen un mareo sino a pedir dos botellas grandes para su comida familiar playera (caso real). Este turismo no traerá progreso, sino varias zonas residenciales muertas y deficitarias durante 10 meses al año. No son gentes de grandes capitales, son madrileños que volverán a la carnicería al dia siguiente de su compra para reclamar las 5 pesetas que no le pudieron devolver el día anterior (caso real). Este turismo no traerá mayor calidad de vida para los vecinos, sino un pueblo muerto culturalmente y dependiente, absolutamente, de los milagros extranjeros. Traerá gente que “se cuela” en el mercado y en la panadería, conductores que se creen los reyes de las callejuelas, madrileños que se traen hasta la comida de su Madrid capital, agobio, calles sucias, masificación, exceso…

Decía madrileños porque suele ser el parámetro más predominante y porque, en los casos reales, tenían esa procedencia. Pero no lo decía por nada malo, podría haber nombrado los guetos de los ciudadanos “europeos”, las gentes que vienen de ciudades cercanas de interior, o tantos otros casos. Pero los madrileños no tienen culpa: vienen porque lo pedimos y vienen, claro, con sus rentas limitadas y su carácter propio e inevitable. Y bien que hacen de aprovechar la ocasión.

Mientras, el pueblo se muere. Se suicida destrozando lo poco que tiene, haciendo ricos a cuatro constructores. Convenciendo a los pocos lúcidos de que no hay sitio para ellos. Y esta reflexión podría parecer muy catastrófica y apocalíptica. Pero no, no es así. La situación real es mucho peor.

València, capital de América

En este año 2007, València se enfrenta a uno de sus mayores retos como ciudad: ser sede de la trigésimo segunda copa del América. Y en este hecho, nuevamente, se nos vuelve a aparecer la idea de que València, como hermana pequeña acomplejada, consigue seguir la estela de Barcelona. Con todo, a pesar de la diferencia entre ambos eventos, València ya se da por satisfecha en verse proyectada al mundo.

Copa del Amèrica

Para ello se ha dispuesto de una organización brutal. No solo consistente en la propia remodelación del puerto, sino en la postura que adopta València consigo misma. El puerto, antes más olvidado, genera ahora un núcleo de atención al que muchos, por curiosidad, o por lo que sea, se sienten atraídos. Como punto de partida al proyecto de “abrir València al mar” nadie puede dudar que ha sido una jugada estupenda.

Copa del Amèrica 2

A pesar de todo el revuelo organizado, si exceptuamos la zona metropolitana de la capital del Turia, el resto de la comunidad ha vivido ajeno a este espectáculo. Efectivamente, el ambiente y la expectación que se respira en otros puntos no son comparables, en ningún caso, a la sensación que se vive en la ciudad. La intención de algún equipo, como el Areva, de establecer su base en otro puerto diferente (Gandia), no ha hecho más que provocar malestar político entre los dirigentes de València.

Según el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), desde 2004, momento de inicio de las pre-regatas, hasta 2007, año de la final, la Copa del América supondrá un impacto para la comunidad de 2.528’6 millones de euros. Lo que, en datos aportados por el President de la Generalitat, Francisco Camps, supone una repercusión acumulada del 2’84% del PIB y el 3’55% del empleo.  En total, un millón de turistas que situarán a València en el mapa mundial y que la revalorizarán como punto de interés turístico internacional.

Los medios de comunicación han aprovechado el tirón del acontecimiento y no han dudado en llenar páginas, horas de radio y de televisión hablando sobre el evento. El principal motor y quien más ha seguido y ha utilizado esta competición ha sido RTVV. Por un lado, en el segundo canal, Punt 2, se ha hecho un seguimiento pormenorizado de cada una de las actividades y los directos des del puerto han sido numerosos. Por otro lado, la primera cadena, Canal 9, ha emitido diversos programas al respecto y ha trasladado su oferta informativa al puerto cuando allí ha estado la noticia.  A nivel deportivo, cuasi anecdótico, la segunda cadena de RTVE también ha ofrecido algunas de las regatas. En el resto de cadenas, ni siquiera se hace un seguimiento de la competición deportiva.

Por su parte, la ciudadanía vive un tanto ajena a este hecho. Lógicamente, sufren en sus carnes (o disfrutan) todos los actos y actuaciones que se han tenido que llevar a cabo. La Copa del América se vive más como un espectáculo que como otra cosa. Nadie, apenas, se plantea la cuestión competitiva deportiva sino que se presta más atención a toda la parafernalia montada a su alrededor. Los valencianos, un pueblo acostumbrado a la fiesta y muchas veces carente de autoestima, llevan con un cierto orgullo este hecho. Son como una especie de “falles” fuera de temporada y que les hace sentirse alguien en el mundo. Es obvio que, muchos de ellos, estarán disfrutando de las mejoras en los servicios de transporte (línea 5 de Metrovalencia, mayor frecuencia de conexión de autobuses al puerto) y de algunas actividades (conciertos, pasacalles) que se realizan con motivo de la competición de vela. A un pueblo como este, fallero y lanzado a la calle, no le desagrada vivir sabiéndose organizador de una fiesta como esta. Y las que pudieran llegar.

Hasta hoy, a las puertas de la final de la copa, toda la competición se ha desarrollado con normalidad y éxito. La llegada de la embarcación del Desafío español 2007 a las semifinales dio motivaciones, aún mayores, al seguimiento del evento. En un momento en que se barajan las posibilidades de repetir este acto en un par de años, la sociedad valenciana debe hacer un alto y replantearse, reflexionando, qué es lo que más le conviene.

No podemos negar los datos de beneficio económico que están encima de la mesa. Ni tampoco los de creación de empleo. Ahora bien, no podemos olvidar los 310 millones de euros que nos ha costado a todos acoger esta competición. En el fondo de la cuestión está el hecho de que esta actividad sólo sirve para divertir y entretener a un estrato muy breve de la población. Por mucho interés que haya en la población, bien pocos podrán ir en yate a ver las carreras, muchos menos podrán codearse con los que llevan todo el asunto y nadie podrá ir a ninguna de las selectas fiestas que se siguen en la ciudad. Estamos hablando de una actividad de elites y de algo que, sobretodo, gira entorno a la publicidad y al mundo de los negocios.

Esos 310 millones –seguro que alguno más también– podrían haber tenido otros fines. Nos dicen que el turismo traerá riqueza a València. Y podría ser. Pero ese dinero no construirá escuelas, ni hará mejores hospitales, ni reducirá listas de esperas, ni hará del Cabanyal un barrio mejor. València, últimamente, solo sabe jugar a ser una ciudad cara a fuera. A organizar faustos y enormes boatos de gente extranjera. A subirse la autoestima. Desgraciadamente, por el camino, se está olvidando de todo lo que tiene dentro. Y a quien no sirve nada de todo eso.